la ciudad que nunca duerme

El auge del arte contemporáneo en Nueva York es una realidad